La imagen gráfica de Chanel es un logotipo compuesto por las iniciales de la creadora de la compañía, Cocó Chanel, se dice que fue diseñado por ella misma en 1920. El isotipo está compuesto por dos semicírculos uno abierto a la izquierda, lugar que proyecta el pasado, los orígenes y la tradición y el otro abierto a la derecha, exponente del futuro, la meta y el avance. Ambos se unen en una intersección que contiene los elementos comunes de los dos conjuntos. De este modo simboliza, por una lado la apertura a la tradición y a su vez la búsqueda de la vanguardia, que no impide, como representa la intersección de las dos “C”, el deseo de unir ambas en su filosofía.

Los colores son el blanco y negro que combinados son paradigma de elegancia y la simplicidad. La tipografía es sencilla, como lo es toda la imagen gráfica, como diría la misma Cocó Chanel “menos es más”.

El logotipo de la firma italiana Gucci se crea con posterioridad al de Chanel, en la década de los 60 y también corresponde a las iniciales del creador Guccio Gucci. Se desconoce si su autor se inspiró en el logo de Chanel o fue fruto de la casualidad. No obstante, llama la atención la gran similitud cromática y simbólica existente entre ambos logos.

En el caso de Gucci, los círculos son cerrados, no muestra como Chanel la apertura a lo clásico y al futuro, pero el efecto de la intersección que simboliza el nexo entre tradición y vanguardia es el mismo que en Chanel.
Los colores blanco y negro representa elegancia y distinción y las tipografías son clásicas en ambos casos, la romana que utiliza Gucci se denomina Granjon Lt regular y la tipografía de Chanel parece se creó específicamente para el logotipo y también está dotada de gran clasicismo.

La mayoría de tipografías utilizadas por las marcas de moda de lujo buscan la elegancia y la distinción en detrimento de la creatividad.